Que la anemia no ‘oxide’ tu salud

138026351El consumo de Hierro es fundamental para mantener en un óptimo estado de salud tu cuerpo y órganos. La carencia de este mineral en el flujo sanguíneo puede generar diferentes afectaciones en la salud.

El Hierro es un mineral presente en todas las células del organismo y que desarrolla numerosas funciones vitales. Un desequilibrio de Hierro, ya sea por déficit o por sobrecarga, puede afectar a múltiples órganos.
La anemia por deficiencia de Hierro, también conocida como anemia ferropénica (reducción de los niveles de hierro en la sangre), puede estar motivada por la no absorción de hierro en el tracto digestivo, por sangrado crónico o por la ausencia de este mineral en la dieta. La última causa suele ser la causa más frecuente.
El Hierro que ingerimos a través de la alimentación puede ser de origen animal (hemo) o vegetal (no hemo). El tipo de Hierro que mejor se absorbe es el de origen animal que contienen las carnes rojas, el pavo, el conejo, hígado, pescados y los crustáceos, como las almejas y mejillones, entre otros, y la yema de huevo.
¿Cómo combatir la anemia?
– Combinar en un mismo plato una carne o pescado con un alimento vegetal rico en Hierro.
– Añadir perejil y limón exprimido a los aliños de las verduras, las carnes y los pescados.
– Tomar de postre frutas frescas cítricas (naranja, mandarina, kiwi o fresa) o zumos de cítricos recién exprimidos.
– Reducir la ingesta de café, té, vino y vinagre.
– No abusar del consumo de pan integral, salvado y cereales integrales. Limitar el uso de suplementos de fibra.
– Realizar una dieta variada en la que no falte cualquier tipo de carne (especialmente ternera y cordero), almejas, mejillones, legumbres, frutos secos y verduras de hoja verde.
– Favorecer el consumo de alimentos enriquecidos en hierro, como los cereales de desayuno.


Los alimentos
de origen vegetal ricos en Hierro son las verduras de hoja: espinacas, acelgas, perejil y las legumbres. Dentro de los frutos secos, los más ricos en hierro son los pistachos y las semillas de girasol.

 

Compartir el articulo

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*