Malla reductora: Pierda sobrepeso sin acudir a la cirugía

155239512La obesidad es un exceso de grasa determinado por un Índice de Masa Corporal aumentado (mayor o igual a 30) y forma parte del síndrome metabólico. Es un factor de riesgo conocido para enfermedades crónicas como: enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial y algunas formas de cáncer. La evidencia sugiere que se trata de una enfermedad con origen multifactorial: genético, metabólico y endocrino, ambiental y psicológico, entre otros.
El tratamiento de esta enfermedad es complejo, se deben tener en cuenta la totalidad de sus causas y manejarlas con la intervención de un equipo interdisciplinario.
Es en este punto donde la malla reductora hace su mayor aporte al actuar sobre las papilas gustativas inhibiendo así, en un gran porcentaje, la sensibilidad al gusto.
La malla reductora actúa como freno mecánico evitando la fácil deglución de alimentos sólidos y actúa también como freno psicológico al tenerla siempre como un recordatorio, disminuyendo de esta forma significativamente la ansiedad.
Así,  y con el apoyo de un equipo interdisciplinario de especialistas, le permitirá cambiar sus hábitos durante el tiempo que permanece con la malla reductora, de tal forma que una vez retirado el dispositivo el paciente pueda mantener sin mayor dificultad el peso logrado.
Pero lo mejor es que la malla reductora se puede instalar en personas de 12 a 75 años con sobrepeso, obesidad, obesidad juvenil, diabetes, hipertensión arterial y deseo de perder peso (por razones sociales).

 

DR. JUAN GUILLERMO CADENA.
MÉDICO ESPECIALISTA EN MEDICINA ESTÉTICA Y ANTIENVEJECIMIENTO.

Compartir el articulo

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*